• Algueira

Vendimia 2019 en Algueira

Este año hemos empezado la vendimia un poco antes de lo habitual (del 4 de septiembre al 1 de octubre) en comparación al año pasado (del 11 de septiembre al 1 de octubre). La vendimia arranca cada mañana las 7:00, cuando nos juntamos todo el equipo en la bodega para organizarnos y programar el trabajo y qué viñedos vamos a vendimiar para obtener la mejor calidad de uva. Todas nuestras uvas deben estar en el momento perfecto de maduración y ello significa que cada uva debe tener la cantidad deseada de azúcar y acidez para crear un vino con intensidad, frescura y mineralidad. Para que esto ocurra, debemos vendimiar algunas zonas antes que otras (de ahí la dificultad de planear una vendimia). Empezamos a vendimiar las viñas donde el sol incide con más intensidad pronto por la mañana para evitar vendimiar esas zonas con el sofocante sol del mediodía. Empezamos por la parte baja de la montaña y vamos subiendo hacia la cima. Es una subida muy inclinada sobre piedras muy inestables por lo que es fundamental mantener siempre un buen punto de apoyo y mantenerse hidratado.

También hemos tenido mucha suerte este año con el tiempo ya que apenas han habido dos días de lluvia muy ligera. Si esto sucediese tenemos que detener la vendimia para no que el agua de la lluvia y el mosto prensado no se mezclen en el depósito, lo cual degradaría mucho la calidad del vino, con lo que la lluvia en vendimia puede ser un gran problema. Este año por suerte nos respetó. Aún así, las temperaturas por la mañana son bajas y el aire matinal es muy húmedo. Cuando sale el sol las temperaturas suben rápidamente a los 30ºC, lo que hará que el ambiente se seque.

Los racimos de uva se cortan a mano y se van metiendo en cajas que pueden llevar a pesar hasta 22kg. una vez se llenan, los carretadores las subirán sobre sus espaldas ladera arriba hasta los camiones. Esta labor es verdaderamente impresionante y se la conoce como “viticultura heroica”. Al llegar las uvas a la bodega empezaríamos el estrujado. La mayor parte de uva la machacamos a máquina, con las despalilladoras, pero cuando las uvas provienen de nuestras mejores viñas las pisamos a pie (esto supone en torno al 10% de la producción total). Después, los mostos fermentan y algunos vinos pasaran por un proceso de crianza, pero para eso aún tenemos que esperar.

En general, nos sentimos muy afortunados de haber tenido una vendimia tab buena, posiblemente una de las mejores de nuestra historia. Vivir la vendimia es uno de los procesos más emocionantes para una bodega donde todo el trabajo y los esfuerzos de todo un año se ven recompensados. Por lo tanto estamos muy felices, satisfechos y con mucha ganas de sacar al

mercado esta tan prometedora añada.